Fedeleche advierte ante senadores amenaza a la lechería nacional

Como una nueva amenaza que se cierne sobre la producción lechera nacional calificó el presidente de la Federación Nacional de Productores de la Leche, Fedeleche, Rodrigo Lavín, el incremento registrado por las importaciones de productos lácteos entre enero y mayo de este año, cuya variación respecto a igual lapso del año anterior reporta un crecimiento de 69% al totalizar un volumen físico histórico que llega a los 340 millones de litros. Lavín expuso la preocupación actual del gremio lechero en el marco de una audiencia sostenida el lunes 10 de julio por la Comisión Agrícola del Senado para efectos de solicitar a la autoridad el apoyo de los legisladores en la implementación de mecanismos que permitan resguardar a la producción lechera ante un crecimiento “desproporcionado” de las internaciones lácteas al país. “Creemos que existen los elementos suficientes para una solicitud de salvaguardias”, afirmó el personero gremial, quien ahondó en que “hoy se registra un volumen de importaciones desproporcionado en los primeros cinco meses del año: con un aumento de 230% en el caso de la Leche en Polvo Entera y de 164% en el Queso Gauda y en menor medida La Leche en Polvo Descremada (+25%)”, cifras que aparentemente no representarían una recuperación de stocks, ya que éstas han venido creciendo año atrás año, según precisó el titular del gremio. Explicó, además, que lo anterior ha significado que la disponibilidad de leche que se genera para el mercado interno aumente considerablemente. “Estamos con un incremento de 197% por arriba del año pasado para el caso de la Leche en Polvo Entera y 23% en el caso del Queso y Leche en Polvo Descremada”. Este aumento no viene dado por un aumento de la recepción de leche y al tener un mayor stock y un alza de la disponibilidad, la industria demanda menos leche y al pasar aquello, eso impide que el sector primario pueda crecer y podría terminar afectando al productor significativamente a nivel interno”, precisó Lavín. A su vez, agregó que, la participación de la leche local en este periodo ha caído en el consumo interno, llegando a solo un 81,1% por debajo de 2016 cuando alcanzó el 87%. “La demanda por materia prima no crece hace una década y uno de los principales motivos son las importaciones, que en los últimos años han ido ganando espacio frente a lo que es la producción nacional”, afirmó el representante de los lecheros, quien adujó también “tampoco las exportaciones lácteas nacionales crecen de forma muy activa, lo que pudiera generar una mayor demanda de la producción primaria local (…), tenemos una balanza negativa de 2012 a la fecha”. La presentación del presidente de Fedeleche fue acompañada por los representantes regionales de la actividad primaria, quienes dieron a conocer la situación que enfrenta cada zona, coincidiendo en que un mayor incremento de las importaciones puede llegar a significar la salida de más productores del rubro, con el consiguiente efecto negativo en los puestos de empleos y en los ingresos de la actividad económica regional. Para ejemplificar esta situación, Rodrigo Lavín puntualizó que los 340 millones de litros internados a mayo, equivalen a la producción de 685 lecherías promedio, 2.400 empleos directos y representa el 35% de la producción de leche de Los Lagos, “sin cuantificar los empleos indirectos que genera la cadena de valor al producir un litro de leche”, apuntó. Alerta Regional En este sentido, el presidente de la Asociación de Productores de Leche de Osorno, Aproleche Osorno, Dieter Konow, y su Director, Horacio Carrasco, definieron la lechería y la ganadería como ejes de desarrollo productivo fundamentales para las regiones del sur de Chile al tiempo que afirmaron que el alza de las importaciones significa un menoscabo para la actividad. “Nuestra actividad está abierta a las importaciones y compite lealmente, no obstante, su desarrollo ha sido frenado al tener un gran stock de leche importada, lo que nos significa un gran menoscabo como productores, los que venimos saliendo de dos años anteriores muy problemáticos con sequía y bajos precios”, apuntó Konow, quien hizo un símil con Nueva Zelandia, señalando que “a igual número de hectáreas en producción de leche, ese país produce ocho veces más que nosotros, con un clima y suelo muy parecido. Nos preguntamos, ¿por qué esto pasa en Chile?”. Por ello, agregó el dirigente, “nuestro sector merece atención y en la medida que contemos con las herramientas suficientes podríamos hacerlo perfectamente crecer en el largo plazo, transformarse en una alternativa de crecimiento para el país”. A su turno, Carrasco indicó que de proseguir este ritmo de estas importaciones en el término de la actual temporada podrían llegar a representar el 67% de la producción, lo cual significa aproximadamente 1.400 millones de litros, lo que equivale a la producción de 4.000 pequeños productores 0 1.800 productores promedio, por lo tanto, “si esta tendencia se mantiene sería la lápida para los productores de leche fresca en Chile, afectando a más de 10.000 familias relacionadas directamente con el rubro, sin contar los empleos indirectos que sustentan el resto de la cadena ”, advirtió. Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresarios Agrícolas de la Provincia de Llanquihue, Agrollanquihue, Eduardo Schwerter y su Director, Benjamín Holmes, ratificaron que el incremento sostenido de las importaciones representa una amenaza de daño a muy corto plazo para los productores primarios, pero también para miles de personas que dependen de la lechería, complicando el desarrollo del sector. “En el campo un alza o baja de producción, no solo la sufre el agricultor, sino que también el empleo que se crea. En los últimos diez años estamos con una producción estancada siendo un sector que cuenta con un potencial para, moderadamente hablando, triplicar la producción, pero eso hoy en día no lo estamos viendo y vemos como el incremento sostenido de las importaciones complica el desarrollo del sector”, afirmó Schwerter, quien destacó que la lechería en particular permite abrir empleos permanentes donde la gente se desarrolla en buena medida. “Por lo tanto, aquí abogamos por nuestros productores y nuestra gente. No debiéramos dejar pasar ningún aspecto que pueda afectar nuestro sistema productivo y económico, y por ende, la actividad y el empleo”, acotó el timonel de Agrollanquihue. A su vez, que Holmes indicó que las industrias transnacionales no son desarrolladoras de mercado porque ante cualquier desabastecimiento lo cubren con importaciones. “No hay interés de hacer un crecimiento de las exportaciones chilenas, porque ellos tranzan su leche con sus filiales y no con los mercados, en consecuencia, no hay interés de desarrollo del mercado nacional”, afirmó el dirigente. La región más golpeada En la oportunidad, Rodrigo François, presidente de la Asociación Gremial de Productores de Leche de La Araucanía, Aproleche Araucanía, reconoció que la zona ha sido “la más golpeada” en los últimos años a raíz de las importaciones y la actitud que ha tenido la industria con los productores. Para graficar esta afirmación, François dijo que “si bien los datos oficiales de Odepa muestran que la recepción en planta en La Araucanía el año 2016 llegó a 137 millones de litros, la realidad que a nivel productivo esa cifra cae a 83 millones de litros, por lo tanto, ese diferencial es suplido con leche que se produce en Los Ríos”. El representante del gremio indicó además que “el año 2011 existían 135 productores que entregaban normalmente su leche a planta. En 2016 quedan 92 y este año ya han cerrado 9 lecherías más. En tanto, una de las lecherías más emblemáticas y que mayor cantidad de leche producía se redujo a la mitad, por lo tanto, claramente un alza de las importaciones nos afecta drásticamente, porque vemos como nuestra actividad en general ha ido disminuyendo en su dinamismo y rentabilidad, sin olvidar que venimos saliendo de dos años muy malos, y los productores para enfrentar esta situación están vendiendo sus animales para hacer caja y seguir funcionando, pero lamentablemente la decisión final está siendo vender sus lecherías con el consiguiente detrimento de la mano de obra y economía regional”. Asistentes En la oportunidad, participaron por la instancia parlamentaria el presidente de la Comisión Agrícola, el senador José García Ruminot y los senadores integrantes de la misma Víctor Pérez, Rabindranath Quinteros, Iván Moreira y Eugenio Tuma, sumándose el diputado Javier Hernández. En tanto, por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias, ODEPA, participó la Directora Nacional, Claudia Carbonell y el Sectorialista de Lácteos, Víctor Esnaola y por la Asociación Gremial de Centros de Acopio de Leche de la Décima Región, ACOLECHE, su timonel, Plutarco Alarcón, quien dijo que el precio promedio para sus agricultores ascienda a unos $ 175 por litro y que éstos muestran una pérdida de vientres equivalente al 7% del rebaño actual. Al final de la audiencia, los parlamentarios de la instancia resolvieron seguir analizado los antecedentes como comisión de tal forma de accionar los mecanismos solicitados por el gremio.

 

AGROLLANQUIHUE AG