• Frente al rechazo de la Comisión Nacional de Distorsiones de Precios (CNDP) a la solicitud de Salvaguardia para el sector lechero, Eduardo Schwerter, presidente del gremio local, ve un futuro poco claro.

 

Ha poco se dio a conocerse la resolución de la Comisión Antidistorsiones, el líder de la Asociación Gremial de Productores Agrícolas de la Provincia de Llanquihue, hace un análisis de la situación que vive este sector productivo.

Eduardo Schwerter indicó que en representación de los más de 400 productores que conforman el gremio, lamenta profundamente la decisión del  CNDP de rechazar la solicitud de salvaguardias para la leche en polvo entera y descremada y el queso gouda que ingresa a Chile.

El presidente del gremio explicó: “Las salvaguardias arancelarias son un instrumento de defensa comercial temporal incorporado por la Organización Mundial de Comercio, líder del libre comercio global, para que los países las utilicen cuando, por un abrupto crecimiento de las importaciones, se ponga en riesgo un sector económico. Normalmente se utiliza cuando dicho aumento de importaciones ocurre por “ofertas” en los precios de los productos provenientes de países que muchas veces tienen excedentes productivos   y son liquidados en el mercado, que en el caso de los alimentos, lo hacen antes de su vencimiento. Otras veces se traen productos de países donde los estándares productivos son inferiores al del país de destino o de naciones que claramente subsidian dichos productos y se vuelven artificialmente competitivos. Es el caso de los lácteos”.

Junto con esto, Eduardo Schwerter indicó que el análisis de su implementación debiera ser casi siempre técnico-político y con mirada estratégica, buscando la sostenibilidad de un sector o rubro de la economía.

Esto no significa proteccionismo, es una defensa comercial puntual de sectores que normalmente son competitivos y que por distorsiones de mercado son afectados. Dicha afectación puede poner en peligro de muerte a muchos emprendimientos a los cuales les será difícil volver al mercado. Esto es claro en los rubros agroalimentarios, algunos de los cuales toman años en desarrollarse y volver a levantarlos puede ser demasiado caro, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria”, continuó Schwerter.

En términos estructurales, el representante del gremio lechero local advirtió que en un país que optó por la economía social de mercado y del comercio libre hace casi 40 años, siempre parece inaudito que se solicite protección a una rama de la producción nacional.

“Los más puristas descartan a priori cualquier intervención del Estado. Pero nuestro sector agropecuario chileno siempre ha sido partidario de este modelo, no podría ser de otra forma, los agricultores chilenos creemos en la libertad como principal valor. No obstante en los últimos años nos hemos dado cuenta que nuestra actividad ha sido sometida a un juego de mercado injusto, donde la competencia se da muchas veces con productos provenientes de economías que subsidian enormemente a los rubros agropecuarios. Así no vale”, añadió el presidente de Agrollanquihue.

 

“El sector productor de leche chilena es eficiente”

Como lo describe Eduardo Schwerter, presidente de Agrollanquihue, hoy Chile se encuentra entre los 15 países con más bajos costos del mundo. No obstante importamos leche desde países cuyos costos de producción son más altos.

“Esto es frustrante. Hace casi diez años nos pusimos como meta multiplicar por dos la producción nacional con el fin de exportar. Sin embargo ese sueño se fue esfumando con el tiempo. Por otro lado la demanda interna ha ido creciendo pero lamentablemente la industria procesadora de productos lácteos ha preferido privilegiar los productos importados por sobre la producción nacional Y lo ha hecho porque tiene poder de mercado (la misma CNDP lo ratifica en su fallo”, explicó Schwerter.

El líder lechero agregó: “Hoy día no hay un horizonte claro. Nuestra cadena láctea es mediocre porque pudiendo ser más somos menos. Y el marco regulatorio no aporta”.

En representación de sus asociados, esforzados lecheros que junto a sus trabajadores se desviven día a día por permanecer en la actividad, Eduardo Schwerter  solicitó al gobierno genere certezas y ayude a estimular a un sector estratégico que tiene todo para aportar fuerte y significativamente a la economía nacional y al desarrollo de su pueblo.