INQUIETUD. A sólo 4,6 milímetros alcanzó el agua caída, que no alcanza para recuperar papas. Autoridades en Hualaihué piden solución a la falta del elemento.

En 62% se mantiene el déficit de agua caída en la región, de acuerdo al último informe del Centro de Análisis Meteorológico ubicado en el aeropuerto El Tepual, lo que ha complicado a los agricultores especialmente a la hora de producir papas y praderas (forraje) para la alimentación del ganado.

Durante el fin de semana la lluvia alcanzó a sólo 4,6 milímetros, elemento que motivó al consejero regional (PS) Roberto Soto a solicitar soluciones a las autoridades porque el déficit hídrico está golpeando a varias familias en la zona de Hualaihué.

Soto le dio a conocer el problema al intendente Harry Jürgensen. “Sabemos la situación que vive, por ejemplo, la comuna de Hualaihué en el sector costero entre Aulen, Curamín y Quetén que no tienen agua. Se lo hemos hecho saber a la autoridad regional, dado que el Municipio de Hualaihué ha hecho todos los esfuerzos necesarios para poner los recursos y contar con camiones aljibes. El sistema para solicitar estos recursos al Gobierno Regional es demasiado burocrático. No se está dando una respuesta rápida ante esta emergencia a nuestros vecinos, que tienen la necesidad y que además necesitan paliar de forma urgente”, manifestó.

Prevención

El seremi de Agricultura, Juan Barrientos, dijo que para abordar los efectos de las altas temperaturas y la reducción hídrica en algunas zonas, fenómenos que son cada vez más recurrentes y, así se ha observado en las últimas temporadas, se ha reforzado el trabajo técnico con los equipos asesores de Indap.

“El objetivo es orientar a los agricultores e instarlos a prepararse tanto para enfrentar el invierno, como la temporada estival. El Ministerio de Agricultura creó en ese ámbito el Departamento de Gestión de Riesgos y está colocando el acento en generar una cultura de prevención ante los efectos del Cambio Climático. Es decir, estamos capacitando a los agricultores para que tomen medidas de forma continua en sus predios y no cuando el fenómeno está encima”.

Guillermo Reyes, jefe del Departamento de Riego del Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (Indap) señaló que el déficit hídrico que afecta a la agricultura de la Región de Los Lagos, está calificado por la Dirección Meteorológica de Chile, como una condición moderadamente seca (en base a registros de los últimos 48 meses), según el boletín de diciembre de 2018.

Sus efectos han tenido un impacto variable, dentro de la actividad, siendo el más afectado el rubro de los productores de papas, que tienen solamente un 1,2% de su superficie bajo riego, a diferencia de la región de La Araucanía que tiene un 22,4%.

“Los programas de riego de Indap, han tenido un sostenido crecimiento en el último tiempo, poniendo a disposición del pequeño agricultor incentivos a la inversión (riego intrapredial y asociativa) como también bonificaciones para realización de estudios para presentar a la Ley de Fomento al Riego de la Comisión Nacional de Riego y Bono Legal de Aguas, para apoyar la inscripción y regularización de derechos de aprovechamiento de aguas”.

 

Fuente: El Llanquihue