Eduardo Schwerter destacó los estrictos controles de calidad, inocuidad y fiscalización de la producción chilena, en el marco de la tramitación del etiquetado de este tipo de productos.

Con motivo del adelanto de la tramitación del etiquetado de la leche y productos lácteos, el presidente de Agrollanquihue, Eduardo Schwerter, sostuvo que es necesario relevar la calidad del producto nacional, además de la fecha de emisión y vencimiento del mismo.
“El concepto de país de ordeña, nos va a permitir informar claramente al consumidor de dónde viene la leche que está adquiriendo, por cuanto la producción nacional tiene estrictos controles de calidad, inocuidad y fiscalización”, acotó.

Indicó que la leche tiene una ventaja comparativa, pues en Chile no hay mayores problemas para elaborar productos lácteos con ingredientes cada vez más naturales y saludables.

“Vemos con muy buenos ojos al etiquetado porque sabemos que nuestros productos lácteos están hechos de forma natural, por lo que no habrá mayores restricciones. Creo que esto es una vuelta a lo natural”, dijo Schwerter.

El proyecto de ley sobre el etiquetado de los productos lácteos fue aprobado por unanimidad en la Cámara del Senado y pasó a su segundo trámite legislativo a la Cámara de Diputados, precisamente a la Comisión de Agricultura, Silvicultura y Desarrollo Rural, en donde se definirá la obligación de etiquetar en los envases, el origen y el tipo de la leche y otros productos lácteos.

El oficio despachado define a la expresión “leche” como “el producto de la ordeña de vacas. Las leches de otros animales deberán denominarse según la especie de que proceden, como también los productos que de ellas deriven”.

De igual manera el texto distingue tres tipos de leche: natural, sometida sólo a enfriamiento y estandarización; reconstituida, obtenida de leche concentrada o en polvo, más agua potable y la recombinada, obtenida de la mezcla de leche descremada, grasa de leche y agua potable.

 

Fuente: Comunicaciones Agrollanquihue