En el censo serán empadronados todos los productores agrícolas, pecuarios y/o forestales con relación a la actividad realizada durante el año agrícola 2019-2020, independiente del tipo de tenencia de tierra.

La idea de llevar a cabo este levantamiento de datos, que se llevará a cabo entre abril y junio del próximo año en la región y el país, es contar con información fidedigna sobre la estructura productiva y la distribución territorial de la actividad agropecuaria local, con el fin de poder elaborar políticas públicas acordes a la realidad que vive la ruralidad en todas sus dimensiones.

No es novedad ya las graves consecuencias que la escasez hídrica ha implicado para la agricultura en nuestra región y en aquellas zonas del país también afectadas por ésta.

Bajo ese preocupante telón de fondo, es que entre abril y julio del próximo año, se llevará a cabo en la región y el país, el VIII Censo Agropecuario y Forestal, importante levantamiento de datos que viene a actualizar la información del último censo agrícola que data del año 2007.

La importancia de llevar a cabo este registro es que éste se considera la información estadística más importante en base a la cual los gobiernos, autoridades, organizaciones y el sector privado orientan sus recursos de manera más efectiva para contribuir al desarrollo del sector agrícola, su gente, las zonas rurales, y finalmente de todos los chilenos.

En el fondo, lo que se busca lograr es contar con una información actualizada sobre la estructura productiva y la distribución territorial de la actividad agropecuaria local, con el fin de poder elaborar políticas públicas acordes a la realidad que vive el mundo rural en todas sus dimensiones.

En este sentido, el levantamiento de datos lo realiza el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, por encargo de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias, ODEPA, del Ministerio de Agricultura, quien es el mandante y transfiere los recursos.

Un censo “digital”

Al respecto, este censo abarcará todos los roles agrícolas del país que tengan o no actividades silvoagropecuarias, incluyendo además los predios que, si bien no son roles agrícolas, sí realizan alguna actividad agropecuaria como criaderos de cerdos, de aves, colmenares, cultivos hidropónicos y ganado trashumante.

“El censo va a abarcar aspectos como el uso de suelo, unidades productivas, superficie plantada y la existencia de animales a nivel regional. También se van a hacer preguntas relacionadas con las prácticas de manejo y de medio ambiente, agua de riego, maquinaria, el número de trabajadores permanentes y temporales entre otros aspectos”, señaló al respecto, el seremi de Agricultura, Rodrigo Ordenes.

En ese sentido, la novedad de este empadronamiento es que por primera vez en Chile, se llevará a cabo usando usando dispositivos móviles de captura (DMC) en terreno, conocidos como tablets. Además, para un grupo de explotaciones más complejas se dispondrá de un cuestionario censal a través de la página web del INE.

La utilización de cuestionarios impresos en papel sólo será para casos excepcionales.

Marcela Puz, directora regional del INE, señaló que el uso de tecnología “facilita la entrega de información de manera más rápida y oportuna, pues uno de los beneficios de transmitir los datos por Tablet, es que éstos se van transfiriendo en línea”.

Por ello también, es que entre el 21 de noviembre y el 20 de diciembre de este año, se hizo un piloto en algunos sectores rurales de la comuna de Ovalle, “con el fin de mejorar todo lo que se va a utilizar el próximo año en el censo propiamente tal”.

Los cambios que se esperan

En el caso de la región de Coquimbo, para las autoridades resulta importante obtener una “fotografía” lo más cercana a la realidad de lo que vive el mundo del agro hoy. Y es que tras más de una década de sequía, la actividad agropecuaria en la región ha sufrido muchos cambios. A eso se suma, la pérdida de competitividad de algunas especies frutales. En ese sentido, el seremi de Agricultura, Rodrigo Ordenes, adelantó algunos escenarios que ya se están viviendo desde hace un buen tiempo en el mundo rural.

“Vemos un cambio en la matriz productiva de la región. Principalmente, hubo una disminución de la superficie de uva de mesa, y un aumento en la plantación de cítricos. Eso nos demuestra lo dinámico que está siendo el sistema productivo regional, buscando nuevas alternativas ante la realidad que tenemos en el ámbito comercial”, sostuvo.

La autoridad señaló además, que “obviamente el sector ganadero se está viendo perjudicado porque ya no contamos con praderas suficientes para mantener el rubro. Por lo tanto, debiéramos observar una disminución importante de la masa ganadera a nivel regional, principalmente, respecto al ganado caprino”.

“Es importante saber qué tipo de estructura productiva tenemos y cuánta es la superficie cultivable que hemos ido perdiendo por esta situación de escasez hídrica, así como la cantidad de animales que se han ido reduciendo a nivel regional. Todo esto nos va a permitir planificar de mejor manera las herramientas para ir en ayuda de este sector”, agregó la autoridad.

“Hay que recordar que el último censo se realizó el año 2007, por tanto, se requiere también actualizar esta información y esto nos motiva a que estemos haciendo toda la coordinación a través de ODEPA, INE, y todo nuestro aparataje público con el fin de tratar de levantar esta valiosa información”, sostuvo la autoridad.

Cifras finales

Cabe señalar que los primeros resultados preliminares estarán disponibles a fines de 2020 mientras que los resultados finales se liberarán en el año 2021.

Fuente: Diario el Día – http://www.diarioeldia.cl/economia/con-sequia-fondo-comienza-tomar-cuerpo-censo-agropecuario-2020