El origen y el destino son cada vez más relevantes en las decisiones de compra de alimentos. Un estudio de la consultora EY, “Top 10 riesgos y oportunidades en la agricultura”, de 2022, señala que el 71% de los consumidores considera que la trazabilidad es muy importante, según una encuesta a 18.980 personas de 28 países, incluido Brasil. Se prevé que, a finales de este año, el 45% de las empresas agroalimentarias más grandes del mundo habrán implementado una solución de trazabilidad basada en blockchain. La expectativa es que esta tecnología, en el área de agricultura y alimentos, mueva US$ 948 millones al 2025.

Gavea Marketplace, una bolsa de productos básicos en blockchain, ha desarrollado una tecnología para rastrear desde el origen hasta el destino final. La empresa aplica validaciones socioambientales, comprobando el origen de la deforestación, biomas, bosques nativos y trabajo en condiciones análogas a la esclavitud. “Usamos la base de Copernicus en nuestras validaciones. Los clientes que cuenten con esta plataforma podrán comercializar sus productos de acuerdo con la nueva legislación y exportar a Europa”, dice el director general, Vítor Uchôa Nunes. La bolsa tiene más de US$ 4 mil millones en órdenes de compra y venta, que corresponden a 9 millones de toneladas de soja y maíz.

La Confederación Nacional de Agricultura y Ganadería (CNA) creó un sistema para rastrear la producción ganadera, el Agri Trace Rastreabilidade Animal, que genera 14 protocolos de origen y tiene 15.000 productores registrados. De 2016 a 2022, más de 100 mataderos obtuvieron la certificación, ofreciendo al mercado consumidor más de 2 millones de canales certificadas.

La recuperación y la preservación también ocupan un lugar destacado en la agenda. Desarrollado en asociación entre Syngenta, Itaú BBA, The Nature Conservancy (TNC) y Embrapa, el Programa Reverte ofrece a los productores acceso a prácticas de recuperación de suelos y recursos financieros competitivos. “El objetivo es apoyar a los agricultores, a través de técnicas agronómicas y financiamiento a largo plazo, para transformar pastos degradados en tierras productivas, sin abrir nuevas tierras”, dice Grazielle Parenti, vicepresidenta de relaciones institucionales y sustentabilidad de Syngenta.

Con 38 clientes y 180 fincas con compromiso firmado, el programa recuperó la productividad en 128 mil hectáreas y puso a disposición de los agricultores R$ 430 millones para financiar insumos para la restauración de suelos degradados. La expectativa es recuperar 1 millón de hectáreas hasta 2031 para la producción de soja y maíz en Mato Grosso, Mato Grosso do Sul y Goiás.

Nestlé ya cuenta con un programa que incentiva y remunera a más de mil productores de leche asociados que implementan prácticas sostenibles y regenerativas. La iniciativa prioriza el bienestar animal, el ahorro de agua y el cuidado del suelo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). En asociación con Embrapa, la empresa, que anunció inversiones de R$ 34 millones para la cadena láctea, está desarrollando un protocolo nacional para la ganadería lechera baja en carbono y una calculadora de huella de carbono adaptada a diferentes biomas y sistemas de producción.

El bienestar animal es otra tendencia sostenible. Beckhauser, industria con sede en Maringá (PR), desarrolló equipos de contención y manejo de ganado para mataderos que permiten mayor seguridad, precisión y productividad en el proceso de aturdimiento del animal antes del sacrificio, obligatorio para el cumplimiento de las normas internacionales. genera un impacto directo en la reducción de accidentes y aumento de la seguridad de personas y animales, menor estrés, con repercusiones en la calidad de la carne. Un animal estresado produce cortisol, una hormona que, en el proceso de transformación del músculo en carne, altera la reacción del ácido láctico y hace que la carne sea más dura, más oscura y menos duradera”, dice Mariana Beckheuser, directora ejecutiva de la empresa, que también suministra equipos. para fincas medianas y grandes en Brasil y países de América Latina.

FUENTE:Beefpoint.com.br (a traves de Fedecarne)